MESSIAH

POSESIÓN ÁNGELICAL

Las imágenes del presente artículo corresponden al material promocional que se envió a la prensa en el año 1999. Varias de ellas son pantallas anteriores a la puesta a la venta de Messiah. Al no tener capturas propias del juego, hemos preferido poner estas en lugar de pantallas tomadas por otros usuarios.

La primera recomendación de este nuevo Próximo Nivel 2.0 se la dedicamos a un juego como ningún otro. Tanto por la calidad del producto, como por lo irrepetible de su propuesta, que no se vio continuada, ni imitada, en años posteriores a su lanzamiento

Llamativo, teniendo en cuenta que a su salida, Messiah era un titulo muy esperado, que traía consigo una ansiada tecnología que debiera ser el futuro. Sin embargo, por esos misterios de la vida, no fueron tantos los que adoptaron ésta, en su momento revolucionaria, tecnología gráfica, que vista a día de hoy, es, cuando menos, particular.

Pero, independientemente de estas cuestiones, se trataba de un juego genial, único todavía hoy, y que recibió, de forma merecida, el aplauso de la prensa especializada y el público.

Plataformas: PC

Plataforma en la que se analiza: PC

Año de lanzamiento: 2000

Desarrollador: Shiny Entertainment, Inc.

Disponible en: GOG / Steam

Extras: Traducción

NARRATIVA

Es dramático pensar hoy que una compañía como Shiny terminara por morir teniendo en cuenta la fuerza que tenía en el año 2000, y las propuestas tan interesantes que llevaba al mercado. Juegos tan atípicos como la serie MDK o el original Sacrifice, salieron de su estudio. Unos años en el que también otros estudios nos dieron juegos maravillosos de una sola entrega, como el Giants: Citizen Kabuto del que os hablamos, o el que nos ocupa, Messiah, que aúna el humor negro con el cyberpunk y la religión. Un cóctel explosivo.

La premisa que se nos propone se resume en que en la sociedad del futuro, toda la humanidad está gobernada por un misterioso líder que se hace llamar Padre Prime, y que ha convertido la sociedad en un nido de corrupción y pecado. Para Dios la humanidad lleva perdida mucho tiempo, y desde entonces decidió <<pasar>> de nosotros. No obstante, cuando Padre Prime decida trazar un plan para dominar a Satán, obligará al Todopoderoso a intervenir. En su eterna gloria y sabiduría —o porque le da todo un poco igual, quién sabe— decide que el más indicado para saber qué esta pasando en la Tierra y pararle los pies a Padre Prime es Bob, un frágil querubín de malos modales que todo lo que puede hacer para defenderse es poseer el cuerpo de cualquier criatura viva.

Ésta poco habitual propuesta da el pistoletazo a la aventura. Lo que sigue, son bastantes horas de humor negro  yendo por una ciudad futurista con un gran diseño y ambientación. Y decimos humor negro porque el juego no se toma a sí mismo muy en serio. Bob es un héroe cuándo menos poco heroico y su amo demuestra una grave indiferencia hacia las cosas que pasan en la Tierra. Los villanos por su parte, son bastante arquetípicos, y cumplen su función de malos sin ninguna cualidad que los redima. Mientras tanto, nuestro paseo nos pone en contacto por una sociedad muy decadente, con policías abusones, mutantes del subsuelo, chulos y putas, etc.

No, Messiah nunca se llevó ningún premio por su argumento. Pero es tan original que se disfruta mucho, y más en una industria como la del vídeo juego en la que no siempre es habitual que se siga el camino de la comedia —y que cuando se sigue no siempre sale bien—. En el año 2000 se valoró su originalidad en cuanto a historia. Hoy en día, 17 años después, y sin ningún otro juego que haya seguido su estela, sigue siendo especial y muy digna. Me encanta.

JUGABILIDAD

Otro de esos aspectos que hacían de Messiah una experiencia tan singular fue precisamente la jugabilidad con la que se estructura. Porque el único poder real que tiene nuestro protagonista, es, como ya se ha dicho, la posesión. Con algo tan simple como volar hacia nuestro objetivo, podemos introducirnos en su cuerpo, y pasar a controlarlo de forma activa. Esto nos otorga todos sus poderes y habilidades, así como otras ventajas. Es decir, lo que esto supone, es que podemos manejar a la totalidad de los personajes secundarios del juego, con algunas excepciones —como Satán, por ejemplo—.

Esta mecánica jugable, que nuevamente no he visto repetida en años posteriores, pero si en algún título anterior, abre un mundo de oportunidades a la hora de afrontar las distintas fases del juego; y además, permite disfrutar de una gran variedad de situaciones a lo largo de la partida. Así, por ejemplo, introducirnos en el cuerpo de un científico no es muy recomendable en un tiroteo, pero da la posibilidad de acceder a zonas vetadas a otros tipos de personaje, o de activar consolas y ordenadores imposibles para el resto, como por ejemplo los policías o las prostitutas.

Otro ejemplo, podría ser el poseer una inmensa mole mutante, que te permite abrirte paso a mamporrazos por legiones de policías opresores, o incluso introducirte en el cuerpo de una rata, y poder así movernos por estrechos agujeros que nos abran camino a zonas inaccesibles de otro modo.

Esta particular habilidad necesita de un diseño de niveles que le saque el máximo partido, y en eso los chicos y chicas de Shiny no fallaron. Las distintas secciones jugables están pensadas al detalle, para que puedan superarse haciendo uso de los personajes del entorno. Esto requiere un uso del cerebro por parte del jugador, que debe saber valerse de los habitantes de esta Tierra cyberpunk para avanzar y superar puzzles. A veces tendrá que pasar desapercibido, en otras no tendrá más remedio que optar por el camino de la violencia, o puede que llegado el momento tenga que sacrificar algún que otro cuerpo para proseguir con la aventura. La cantidad y variedad de las situaciones es bastante como para que el juego nos sorprenda a cada paso, y en ningún momento se convierta en algo repetitivo.  Esto es algo de lo que se hicieron eco las publicaciones de la época, y que alabaron.

Aparte de combatir, pasar desapercibido, o resolver pequeños puzzles, Messiah también tiene espacio para secciones plataformeras. Es en estas en dónde vamos a querer manejar a Bob, y no a un personaje poseído. Atravesar estas partes de la aventura requiere de las habilidades para hacer vuelos cortos y planear de nuestro querubín. No son revolucionarias, pero añaden aún más diversidad a un juego que no necesita más, lo que siempre es bienvenido.

Podemos argumentar, que Messiah es una aventura de acción construida en torno a la habilidad de su protagonista de tomar el control de otros personajes. Parece una definición sencilla, pero encierra un abanico de opciones jugables tan amplio, que demuestra que este vídeo juego debería experimentarse para comprenderse. Puede que acaparase portadas por su revolucionaria tecnología gráfica, de la que ahora hablaremos, pero en su interior había una jugabilidad muy bien planteada y ejecutada.

APARTADO AUDIOVISUAL

Cuándo Messiah llegó a las tiendas en el año 2000, era el principal baluarte de una nueva tecnología que parecía sería el futuro. Lo que se llamó RT DAT (Real Time Deformation & Tessellation) fue una suerte de herramienta gráfica que, por principal característica, tenía la habilidad de aumentar o disminuir la calidad gráfica del juego en tiempo real, según fuese necesario. Así, si el motor consideraba que en dicho momento era importante mostrar más detalle en el rostro del personaje, aumentaba los polígonos y texturas de esa zona, en detrimento de otras dónde no eran un requisito, como, por ejemplo, la espalda.

Simple ¿verdad? Pues sí, y no. Sobre el papel parece una cuestión de lógica que debería dar como resultado algo muy positivo. En la práctica, el resultado visual es, cuando menos, peculiar. Porque esa deformación en tiempo real da como resultado que el personaje sufra delante de nuestros ojos unos cambios extraños. Nuestro cerebro, o el mío, lo interpretan como algo que no debería suceder, y le produce cierto rechazo.

Esto es algo que puede gustarte o no, siendo a día de hoy más plausible que te decantes por la segunda opción. Ya en la época se advertía que esto podía suceder, pero también se consideraba algo positivo, porque ofrecía una calidad visual muy alta para el momento.

No obstante, esto es algo exclusivo de los modelados de los personajes, porque el resto de elementos visuales mostrados en pantalla no utiliza esta tecnología. O al menos eso parece, no podemos asegurarlo al cien por cien. Porque los escenarios, perfectamente ideados y de una calidad digna de elogio no pierden o ganan carga gráfica en tiempo real.

Adicionalmente, el trabajo llevado a cabo con la iluminación o los efectos especiales es sobresaliente para un juego de aquellos años. Messiah era, en definitiva, uno de esos vídeo juegos que subían el listón visual para el resto de productos del mercado.

Por su parte, de la banda sonora se encargaron Fear Factory y Jesper Kyd. Este último es hoy en día un veterano en esto de componer bandas sonoras para vídeo juegos, pero en el año 2000 no había realizado tantas, aunque ya había trabajado antes con Shiny.  El grupo de Heavy Metal Industrial Fear Factory, por su parte, tampoco era la primera vez que participaba en un vídeo juego, pues ya había colaborado en Carmageddon y Carmageddon 2. Con esta combinación, tenemos un juego muy potente en lo musical, tanto por el estilo, como por la calidad.

En cuanto al doblaje, en este caso el español, dado que el juego nos llegó totalmente traducido, y nosotros os proporcionamos la traducción gracias a la gente de Clan Dlan, se hizo un trabajo muy digno. Todavía eso de doblar juegos no daba el caché que puede tener hoy, y es raro que hubiese grandes nombres poniendo voces a un producto de este medio, salvo en EEUU. Así, pese a alguna que otra irregularidad, se hizo un trabajo correcto, que transmite esa socarronería, gamberrísmo y humor negro a la perfección

REFLEXIÓN FINAL

Messiah es una gran joya olvidada por el tiempo.  Es cierto que en la época fue lo que hoy llamaríamos un juego Triple A, uno de esos grandes lanzamientos, muy esperados y venidos a marcar u antes y un después. Si bien creo que cumplió lo prometido, tal vez la ausencia de continuaciones, o de otros juegos que siguieran sus pasos, lo ha dejado un poco apartado de la memoria popular. No podemos permitir que eso siga sucediendo, porque Messiah es una experiencia extraordinaria, hija de unos años de esta industria que no retornarán.

¿SABÍAS QUÉ…?

  • Messiah pasó cuatro año en lo que se conoce como <<Development Hell>>, es decir un desarrollo infernal. Esto suele consistir en la aparición de toda clase de problemas, retrasos, e incluso pueden llegar a cancelarse juegos.
  • La idea original de Bob y la mecánica de poseer otros personajes vino inspirada por otro juego de la compañía, Earthworm Jim. En uno de los niveles de ese juego, en el que manejamos una lombriz, el protagonista pierde su armadura y se vuelve muy frágil hasta que encuentra otra. Al equipo les gusto la idea de ser un personaje muy débil que puede convertirse en otro muy poderoso.
  • La distribuidora, Virgin Interactive, creo algunos anuncios muy polémicos. En uno de ellos se veía una foto trucada del Papa Juan Pablo II fumando un puro. El texto rezaba <<¿Qué te ha poseído? Messiah>>. Varias revistas se negaron a publicarlo en sus páginas.
  • Cuándo tomas posesión de un trabajador con un traje antirradiación, en ocasiones, y en la versión original, los guardias te insultan llamándote <<Half life>>. Es una referencia a otro juego de PC, Half-Life, en el que el protagonista es un científico con un traje antiradiación.
  • En la aventura, hay un local llamado Club Kyd. Es en referencia al compositor de la banda sonora Jesper Kyd.
  • La revista Micromanía, en su número de junio de 2000, le otorgó una nota de 95 sobre 100. De él dijo: <<Los no creyentes verán la luz, los escépticos se convertirán y ya, sin más remedio, tendrán que adorar a Messiah como la luz que es, en un mercado de tinieblas y oscuridad>>.
  • La revista ScreenFun, en su número de mayo de 2000, le otorgó una nota de 10 sobre 10. De él dijo: <<La espera ha sido larga, pero ha merecido la pena: ¡es un shooter de los que hacen historia!>>.
  • La revista Juegos & Cia, en su número de marzo de 2000, le otorgó una nota de 9 sobre 10. De él dijo: <<Al César lo que es del César, y al mejor juego que hemos visto últimamente hay que darle todos los honores de ángel de estado>>.

 GALERÍA DE ARTE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LA VISIÓN DE LA ÉPOCA

VÍDEO PRÓXIMO NIVEL RECOMIENDA

Y el mes que viene…Broken Sword: The Smoking Mirror

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. feisal86 dice:

    La verdad es que de éste no había oído hablar nunca, seguramente porque pertenece a una época en la que yo no tenía consola ni PC ni nada, y solo me las arreglaba con la Gameboy de turno. La verdad es que este Messiah me ha sorprendido pero que muy gratamente, en el vídeo de turno se nota un frescor y un dinamismo absolutamente encomiables, y todo el asunto de ir poseyendo los diferentes cuerpos para poder ir avanzando es algo que nunca he vuelto a ver en ningún otro juego. Aparte que, por si fuera poco, el humor negro que destila se agradece mucho para ver este juego como un sano cachondeo con acción que marcó un punto a tener en cuenta en su día. Lástima que, como dices, no dio para más entregas ni para una saga, y se quedó como una brillante curiosidad y un ejemplo perfecto de cómo a veces un argumento original y una dinámica novedosa y refrescante son los ingredientes perfectos para dejar una muesca para el recuerdo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s