BROKEN SWORD 4: EL ÁNGEL DE LA MUERTE

UN SUFRIDO REGRESO

Las capturas del presente artículo están extraídas de la web MobyGames. Aunque en ellas los textos aparecen en inglés, el juego se encuentra con todos sus textos en castellano. No hemos podido capturar nosotros las imágenes porque el programa que usamos no nos lo ha permitido con este juego. 

Después de que Broken Sword: El Sueño del Dragón supusiera la última entrega de la saga para Charles Cecil, su creador, y que al mismo tiempo dejase a la compañía en una mala situación económica, no parecía que fuésemos a ver más juegos de la saga.

Por fortuna para los fans de Geroge Stobbart y Nicole Collard, tres años después, y por petición popular, se puso a la venta la cuarta entrega de la franquicia Broken Sword. Por primera vez en su historia, el juego estaría desarrollado por dos estudios, y apostaría por lanzarse únicamente en PC; dado que las consolas habían lastrado al anterior juego, o así se argumentó está última decisión.

Mejor que el tercer juego para unos, peor para otros, al final, como siempre es una cuestión de preferencias y gustos. Yo por mi parte, tras haberlo completado, debo decir qué aspectos positivos y negativos me he encontrado.

Plataformas: PC

Plataforma en la que se analiza: PC

Año de lanzamiento: 2006

Desarrollador: Revolution Software Ltd y Sumo Digital Ltd.

Disponible en: GOG Steam

Extras: Ninguno

NARRATIVA

Como es más que habitual ya en esta saga, tras lo acontecido en el anterior juego, los protagonistas se han separado, y ahora viven cada uno su vida. En el caso de George Stobbart, ejerce como abogado de fianzas en Nueva York, su oficio real que suele verse interrumpido por alocadas búsquedas de tesoros históricos y conspiraciones en la sombra. No será esta cuarta entrega una excepción, pues de nuevo, a la puerta de George llama la oportunidad.

La oportunidad en esta ocasión se llama Anna Maria —sí, con dos enes—, y llega a su oficina perseguida por un clan mafioso. La muchacha, una rubia muy atractiva, acude en su ayuda para descifrar un extraño manuscrito de su familia que conduce hasta un importante tesoro de los tiempos bíblicos. Huelga decir que es precisamente este objeto lo que buscan los criminales que la persiguen.

A partir de aquí, y de nuevo como otras veces, se inicia una carrera entre las disferentes facciones en liza y nuestro héroe por averiguar los secretos del manuscrito, y encontrar su tesoro. En el proceso, vamos a visitar varios lugares del planeta, como EEUU, Estambul o El Vaticano, con una especial preponderancia de este último dada la importancia que juega la cristiandad en la trama.

El guion de Broken Sword 4: El Ángel de la Muerte estaba firmado por Charles Cecil, que es la mente detrás de esta saga desde sus inicios. Esto suponía que la aventura repetía las convenciones establecidas por los juegos anteriores, con una trama en la que las conspiraciones y los secretos del pasado juegan un papel importante. Otro de los leitmotivs a los que estábamos acostumbrados, como es el humor irónico de Stobbart, volvían de nuevo; si bien no a gusto de todos, pues hubo, y aún hay, quién considera que no es tan chistoso como en los otros Broken Sword. Tras completar la aventura, creo que su  sentido de la gracia se mantiene intacto, pero es una opinión personal, como todo en este artículo.

Pero Geaorge Stobbart no estaba solo en la aventura. Junto a él el juego lo pueblan un reparto de secundarios en el que hay altibajos. Es una pena que ni Nico, ni Anna María, estuviesen a la altura de las aventuras anteriores. Ésta última es un personaje femenino algo flojo, que gana en interés una vez hemos avanzado bastante en la historia, pero que de inicio es casi una simple comparsa, y Nico, aunque tarda en aparecer, sube algo el listón, pero sin llegar a las cotas que le habíamos visto en el pasado. No obstante no todo era malo, otros personajes, como el hermano Mark, un cura aficionado a las películas de espionaje, se comen la pantalla cada vez que tenemos que hablar con él, pues derrochan carisma.

En lo que sí acabó todo el mundo bastante de acuerdo en su día, es en lo flojo que resultó el final de la aventura. Este se producía de un modo muy fugaz y sin cerrar la historia en condiciones, privando al jugador de la sensación de satisfacción merecida por haber superado todo los retos planteados.

JUGABILIDAD

Como ya he dicho durante la introducción, parte del objetivo de este cuarto Broken Sword era romper con la parte de su pasado asociada a las consolas, y que desde la óptica del mundo del PC se veía como un lastre. Y es que pocas cosas sentaron tan mal de Broken Sword: El Sueño del Dragón a los puristas que sus controles especialmente pensados para un mando o gamepad.  Con un lanzamiento en exclusiva para compatibles en mente, la lógica dictaba que el control de la aventura fuese clásico, basado en el teclado y el ratón.

El resultado final, fue, a mi juicio, discutible. La implementación con un entorno en tres dimensiones no estaba todo lo pulida que debiera, y en muchas ocasiones, teníamos que intercambiar el control entre el teclado y el ratón según el momento. Si nos dedicábamos a uno de ellos en exclusiva, como el ratón, era habitual que el personaje jugable acabase atascado. Esto, no obstante, no era un problema de los controles, sino de mala programación de las rutas de movimiento y la IA.

Pero no fueron solo los controles lo que supuso una ruptura con la tercera entrega. También el planteamiento de los puzzles y acertijos se revisó con detalle. En Broken Sword 4: El Ángel de la Muerte quedan atrás los repetitivos rompecabezas de cajas, que se volvieron infames. Aquí había alguno, pero sólo cuándo tenían una lógica y no por bloquear el camino del jugador para alargar la aventura. No obstante, y aunque esta cuarta parte goza de un buen diseño de puzzles, con especial mención a los relacionados con el manuscrito, no se libra de tener algún que otro tropezón. En este sentido, los menos inspirados a mi juicio, son los pirateos informáticos a través de la PDA.

Porque la PDA es el artilugio introducido en Broken Sword 4: El Ángel de la Muerte. Dado el auge de los móviles durante el inicio de los 2000 en adelante, parece lógico que George pueda recurrir a un gadget como este. Una excelente herramienta para que el jugador consultase información relacionada con la historia, o se sirviese de ella en algún rompecabezas —nada como hacer llamadas para distraer a guardias de seguridad—. Menos inspirados estaban los diversos momentos en que se usaba para piratear fuentes de información y acceder a ellas. Aquí el puzzle se reducía a juntar una serie de lineas, y a mi juicio son momentos de puro relleno, como lo fueron las cajas en la tercera parte de la saga. 

APARTADO AUDIOVISUAL

Con tres años de diferencia de lanzamiento entre la tercera parte y esta cuarta parte, era de esperar que los gráficos fueran superiores. Sin embargo es una afirmación que hay que hacer con la boca pequeña.

Es indudable que el modelado de personajes ganó en detalle, que los entornos estaban ahora más detallados y no tan desangelados y que la resolución de texturas había aumentado. En resumen que todo se veía mucho más bonito que antes. No obstante, las animaciones, tanto faciales como corporales, eran peores que en el juego anterior. Así, los personajes apenas mostraban expresiones faciales al hablar, o éstas eran muy artificiales. Y lo mismo puede decirse de animaciones como coger objetos, arrastrar objetos, etcétera. Al final, nos encontrábamos con un apartado visual con altibajos.

No pasó eso con la música, que de nuevo contó con Ben McCullough a la batuta y que una vez más nos ofrecía una serie de composiciones bastante sobrias y poco inspiradas. Es decir, que como ya sucedió con Broken Sword: El Sueño del Dragón, su trabajo no sorprendió ni encandiló a mis oídos. Se echaba de menos el trabajo de Barrington Pheloung en los dos primeros juegos.

Lo que no hubo que sufrir en Broken Sword 4: El Ángel de la Muerte fue el atroz doblaje de Tomás Rubio como George Stobbart. El juego no contó con doblaje en nuestro país, y únicamente fue subtítulado y traducidos sus textos al castellano. Algo que me alegró; no por no contar con doblaje, sino por no contar con el doblaje pésimo habitual. La versión original tampoco es perfecta de todos modos. Aunque las actuaciones de algunos veteranos como Rolf Saxton siguen siendo impecables, otras como Regina Regan en el papel de Anna Maria o Katherine Pageon en el de Nico Collard no estuvieron a la altura a mi juicio.

REFLEXIÓN FINAL

El regreso de Broken Sword 4: El Ángel de la Muerte fue uno difícil. Ya hemos dicho que el fracaso de la entrega anterior había dejado a Revolution Software en una posición muy precaria, y tuvieron que desarrollar esta cuarta entrega con ayuda externa. Su retorno se produjo por el deseo expreso de los fans y su creador, y como tal, parecía lógico que la nueva aventura buscase contentar a los seguidores de toda la vida, en lugar de apostar por atraer un público nuevo.

Como ya he explicado a lo largo del artículo, es un objetivo que creo consiguió a medias. Puede que su enfoque diera en el clavo en algunas áreas, como el diseño de los rompecabezas o la historia, pero en otros aspectos, como las animaciones o la implementación del sistema de control dejó que desear. Al final se quedó en una aventura divertida, recomendable para los seguidores de la saga, pero lejos de la magia de las dos primeras entregas.

Y así terminó, durante un tiempo, la historia de Broken Sword. Con un par de juegos polémicos y polarizantes, que lo único que tenían en común era que carecían del aura y espíritu de los dos primeros. Durante bastante tiempo, estuvimos sin recibir un nuevo juego de esta franquicia, si descontamos los remakes de Broken Sword: La Leyenda de los Templarios y Broken Sword II: Las Fuerzas del Mal que ya comentamos en sus respectivos artículos. No sería hasta hace unos años, con el advenimiento del boom por las plataformas de financiación colectiva, que un Broken Sword 5, por fin, vería la luz. Pero ese será otro artículo futuro.

¿SABÍAS QUE…?

  • En EEUU, al contrario que en Europa, el juego es conocido como Secrets of the Ark: A Broken Sword Game. El subtítulo que lo identificaba como una entrega más de la saga aparecía con letra pequeña en la zona inferior de la caja.
  • En el juego hay diversas referencias a In Cold Blood, otra aventura programada por Revolution Software en el año 2000.
  • La revista Micromanía, en su número de octubre del año 2006, le otorgó una nota de 84 sobre 100. De él dijo: <<Divierte sin sorprender. Charles Cecil deja su huella en los diálogos irónicos y los puzzles lógicos, y un desarrollo cuidado hasta el final>>.

LA VISIÓN DE LA ÉPOCA

GALERÍA DE ARTE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

VÍDEO PRÓXIMO NIVEL 2.0

Y el mes que viene…WING COMMANDER III: HEART OF THE TIGER

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.